----------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------

jueves, 13 de diciembre de 2007

NOTA INFORMATIVA DE CREFCO

A finales de este mes comenzarán los trabajos de desbroce de la vía férrea entre las poblaciones francesas de Olorón y Bedous, por la que está previsto que vuelvan a circular los trenes en abril de 2010, después de treinta años de interrupción del tráfico ferroviario. Así se desprende de la carta que el presidente de Aquitania, Alain Rousset, ha enviado al Comité para la reapertura de la línea Olorón-Canfranc (Créloc).
El 1 de junio de 1980 la SNCF suspendió sus servicios entre la ciudad de Olorón y Bedous, que desde 1970 se había convertido en terminal de la línea Pau-Canfranc tras el accidente del puente de Estanguet, que supuso el cierre de este enlace ferroviario internacional. Ahora la región de Aquitania ha decidido financiar en solitario la reapertura de este tramo de 24,7 kilómetros que, según señala el presidente Rousset en su carta, "impulsará una nueva dinámica que, al final, permitirá reabrir la línea internacional Pau-Canfranc-Zaragoza a los viajeros y las mercancías".
Pero no se trata tan solo de la reapertura de este tramo, sino que la región y el gobierno central francés han acordado incluir en el próximo contrato de plan la regeneración del único tramo del Canfranc francés actualmente en activo: los 34,8 km. que separan Pau de Olorón. La inversión total prevista para ambos tramos es de 65 millones de euros, de los que 43 serán aportados por Aquitania y el resto por el Ministerio de Equipamiento. Con ellos se mejorará la plataforma y se renovará totalmente la vía.
Entre Olorón y Bedous no se va a instalar de nuevo la catenaria, por lo que los trenes deberán ser de tracción diesel; es posible que lo sean todos los de la línea, ya que está prevista la desaparición de una subestación eléctrica que se utiliza actualmente para alimentar la catenaria entre Pau y Olorón. La instalación eléctrica actual es anticuada, de 1.500 voltios y corriente continua; en caso de reapertura del Canfranc al tráfico internacional, está previsto implantar tanto en Francia como en España otra más moderna, de 25.000 voltios y corriente alterna, como en las líneas de alta velocidad.
Otro aspecto a destacar es que todo este proceso va a estar controlado por un Comité consultivo "en el que, por supuesto, el Créloc será invitado a participar, igual que el conjunto de representantes políticos, socio-profesionales y usuarios del TER (red de transporte regional) que lo deseen, tal y como la Región tiene por costumbre hacer en proyectos similares", según manifiesta Alain Rousset en su carta antes mencionada.
La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) quiere llamar la atención sobre dos hechos que marcan una gran diferencia con España: la participación de la sociedad civil francesa en los procesos de decisión que les afectan, como la modernización de una vía férrea, en este caso la de Canfranc, y la decidida voluntad de los gobernantes de la región de Aquitania de recuperar este ferrocarril, mientras que la Diputación General de Aragón, con su estrafalaria propuesta de perforar la Sierra Caballera, ha servido en bandeja al Gobierno central la excusa para paralizar la modernización integral de la parte española de la línea.
Zaragoza, 11 de diciembre de 2007.

1 comentario:

José Luis dijo...

Gracias a Luis Granell (CREFCO), por la posibilidad de publicar esta nota tan importante para el mundo del ferrocarril aragonés.